Psicodrama: El despertar de la joven guerrera

Sesión de Psicodrama, Madrid 5 de marzo de 2012

Precalentamiento de la sesión:

El soltero entró a la sala comentando que no le gustaba el matrimonio, que él se quedaría soltero para siempre. “yo siempre he sido soltero, soltero”

El nuevo integrante intentaba entender cómo era la relación del “soltero” con su pareja, todos los miembros del grupo sonreían y cruzaban miradas ante el viejo conflicto del soltero y su pareja, ella lo amenazaba con echarlo de casa si él no se casaba. Así se pasaron unos minutos hasta que el Director de psicodrama preguntó: ¿qué había ocurrido?:

El soltero contó que este domingo él quería ir a ver el partido del Real Madrid al bar de la esquina y su mujer le dijo: ¡Tú te quedas!… y no pudo ver su partido de 5-0  el domingo. El grupo ya no reía.

El director invitó al soltero a representar la escena y este se negó…

¡ En junio o julio, me alquilo un piso y me voy!

El resto contó sus dificultades de la semana, que están leyendo biografías de grandes triunfadores, gente que renace de sus cenizas de forma positiva, pero “el problema es que yo soy negativo” dijo el nuevo.

La señora milagros contó que lloraba en un sueño, porque la despedían a ella, ya que ella no tenía cargas familiares”… ¡estoy desesperada con tanta crisis!

Al final una participante a la que llamaremos la bella durmiente, tumbada en la silla, casi dormida cuenta que tuvo ella también un sueño, en donde gritaba, pero no salían los sonidos, lanzaba sonidos, gritos y todo tipo de gestos, pero que nadie la oía. Quería despertar.

(Los gestos dormidos, como anestesiados  me dicen que la bella durmiente es hoy el emergente grupal, es lo que necesita ser despertado)

Le pido que se levante y nos muestre todos esos gestos y gritos.

Primero sola, se arrodilla, hace gestos inconexos, gestos mudos, como si no pudiesen ser expresados, mueve las manos como molinos, como si arañara el aire.

En el soliloquio el personaje dice que siente que se está transformando, (mujer lobo? Pienso yo) y al seguir gesticulando descubre: ¡Me estoy transformando en una guerrera, india!india guerrera

Sitúa la escena en un poblado indio, y ella se prepara para la invasión de un vaquero en su territorio… Elegimos al nuevo para representar al Vaquero.

Ante la dificultad de expresión pienso que es mejor que sea en cámara lenta, pero consultados los miembros del grupo, dicen que sea normal.

Ataca la india como un rayo al vaquero, como una descarga eléctrica, como un disparo, y casi al empotrarse contra él, se detiene como si se hubiera dado contra un muro, dando un grito y quedándose con la boca abierta, el cuerpo echado hacia atras.

Que susto y sorpresa, pido un soliloquio a la india, que ha pasado?

–          He salido a matarle, no se que me ha ocurrido, sin pensarlo, iba a por él y le he visto en el último momento, la cara, me ha dado miedo.

–          Miedo? Qué te dio miedo?

–          Lo desconocido, no lo conocía.

Repetimos la escena, esta vez en cámara lenta.

El vaquero se adentra en territorio indio, avanza despacio y con miedo, pero calmado, gira alrededor de una peña enorme y lo ve la jefa india, ella si dirige a él decididamente con una lanza en la mano. El vaquero adelanta las manos –para, para, tranquila- le hace un gesto de frenar y mostrando las manos, no hay armas, nada escondido.- y la india se tranquiliza. El vaquero se acerca lentamente adelanta una mano para que la huela, la toque, como se le ofrece a un perro. La india desconfiada, va dejando que se acerque, al percibir que viene con intenciones pacíficas. Termina de dejar que se acerque, pero una vez que le toca las manos, lo mantiene a una distancia.

Soliloquio india: venía un ser extraño, le iba a degollar, pero me ha parado, ha mostrado sus manos, susurraba y no parecía peligroso, era desconocido, no me gusta, es feo, un hombre blanco. Huele mal. Pero se hacen amigos.

Soliloquio del vaquero: la india me tenía miedo y la he intentado calmar, yo venía a negociar, a conocer este territorio y lo he conseguido.

Milagros comenta que no se ha terminado de matar al vaquero, lo iban a matar, asegura. Entonces ya todos animados se ponen a preparar una escena en donde la india se enfrenta a un indio intruso que lo representa El soltero.

El indio viene agachado, escondido, como un intruso, husmeando el terreno y lo sorprende la india, pelean con navajas, hasta que la india logra asestarle el primer navajazo en las costillas, aaaahghhhhh, se duele el intruso, cae al suelo y se recuesta contra un árbol, donde la india lo remata con varios navajazos en el estómago. Con satisfacción se levanta la india y se aleja.

Soliloquio del indio: yo era un intruso, venía a por pieles de conejos , a robarlas, me han visto, la jefa india me ha dado canela, me ha acuchillado y estoy muriendo.

Soliloquio de la india guerrera: Me he quedado a gusto.

El grupo comenta con verdadero placer el manejo de las escenas de violencia y muerte, y piden que el indio se defienda, no se deje matar tan fácilmente.

El nuevo, ahora vuelve a enfrentarse al territorio de la Jefa india.  (Soliloquio: hace frío, nos hemos quedado sin comida, nos jugamos la sobrevivencia, venía a arrasar con todo lo que pille) Se adentra al territorio y se lanza a degüello contra la india, esta se defiende pero ha sido pillada de improviso:

–          La durmiente se sale de escena, ya no representa un papel, le da unos golpes en las costillas al nuevo que suenan como golpes de tambor. Frena y piensa, vuelve a escena.

La india gira como en una danza, termina por darle unas estocadas al indio invasor, lo acuchilla con mucho más esfuerzo, pero termina la faena. Sale malherida:

Soliloquio: me he quedado fuera de juego,no podía pensar, le he dado golpes reales y me he frenado, entonces ya he podido pensar y volver a representar, durante ese lapsus, me han herido, pierdo sangre. No podía pensar, cuando ya he pensado he podido herirlo. Piensa que la curandera le va a curar la herida y se va a salvar, al indio invasor lo dejarán desangrarse.

COMENTARIOS:

Es generalizado el mal manejo de la agresividad, no sabemos enfadarnos ni defendernos, por otro lado solemos explotar y perdemos los papeles.

La bella durmiente comenta que ese sueño manifiesta toda su ira hacia sus hermanos, que le están haciendo la vida imposible con la empresa familiar, no le dan la información y toman decisiones a sus espalda, al final ella tiene que pagar las multas a hacienda y las pérdidas de la empresa. “ los mataría a todos”.

Esta escena de hoy permitió expresar los sentimientos e integrar los diferentes recursos mentales comprometidos en mantener apartada la ira de nuestra mente.

En muchos momentos para apartar ese odio y agresividad, atacamos nuestro capacidad de expresión,  atacamos nuestro sistema de percepción (vemos todo turbio), nuestros pensamientos no logran conectarse con la realidad, nos quedamos vacios, ya que expulsamos la mente al apartar toda esa ira que no cabe en la cabeza.

La ira hacia esas personas termina siendo un ataque hacia nosotros mismos, que ya no sabemos pensar, distinguir a los amigos, de los enemigos, lo que nos beneficia de lo que nos fastidia.  Aparecen al final del proceso dardos mentales contra uno mismo: eres tonta, no sabes, no puedes, eres idiota, y toda una saga de dardos verbales, castigos al cuerpo y a la identidad.

El miedo y ataque a lo desconocido (primera escena de la india) es una respuesta que muestra

1º: que no hay percepción, no se ve, que no se distingue quién hay delante

2º Que expulsada toda la ira sin digerir al exterior, comenzamos a temer al exterior, como si fuera un pantano donde hemos depositado nuestro veneno y donde ya no nos podemos bañar.

3º Genera parálisis, inhibición y explosiones fuera de contexto.

 

Expresar y manejar la rabia, el odio y agresividad, implica percibir que no son tan letales, que no ha quedado todo tan dañado, ni dentro de nosotros ni fuera. Poco a poco volvemos a distinguir, diferenciar, la realidad de nuestras fantasías, las frustraciones de las agresiones, etc. Al final podremos defendernos adecuadamente de las intromisiones del exterior y cuidarnos con cariño y firmeza.

 

Fin de la sesión y os toca ahora a vosotros comentarla